¿QUÉ PROVEEDOR DE SERVICIOS DEBE ELEGIR PARA EL MANTENIMIENTO DE SU COCHE?

PIN

Ya sea en un concesionario, en un taller o en un centro automovilístico: cuando se trata de llevar a cabo la revisión de su coche, no sólo cuenta el precio. La calidad del servicio e incluso de las piezas de recambio no siempre es la misma.

¿Por qué llevar a cabo la revisión de su coche?

Para que no tengas una avería en el arcén por una negligencia y para que tengas un vehículo en perfecto estado para todos los desplazamientos y con total seguridad. Para ello, cada conductor es libre de elegir que su coche sea revisado en uno de los concesionarios de la marca (sobre todo en el caso de los coches nuevos) o en un taller de su confianza. O en un centro de automóviles. Lo más importante es realizar las revisiones a tiempo. En efecto, a medida que se utiliza el vehículo, los componentes mecánicos y eléctricos se desgastan. La revisión le llevará a sustituir gradualmente ciertas piezas y componentes desgastados. De este modo, te evitarás muchas preocupaciones más adelante, sobre todo desde el punto de vista financiero.

¿Con qué frecuencia debo hacer la revisión de mi coche?

Hay muchas cosas que deben ser revisadas periódicamente para asegurar que el coche funciona correctamente, señala el concesionario de coches de ocasión en Barcelona Crestanevada. En principio, para los coches recientes, la frecuencia está incluida en las instrucciones que proporciona cada marca. Si no es así, aquí tienes algunas pautas que te ayudarán:

El cambio de aceite debe realizarse entre los 10.000 y los 30.000 km, según el modelo y las instrucciones del fabricante (al menos una vez al año, aunque se conduzca poco). A intervalos regulares, el profesional sugerirá la sustitución de los distintos filtros (filtro de aceite, filtro de combustible, filtro de aire y filtro de polen), hay que revisar los frenos (discos y pastillas de freno), comprobar el estado de la batería y mantener los conductos de ventilación y el aire acondicionado inyectando un desinfectante. Después de dos años o 30.000 km: hay que vaciar los líquidos (líquido de frenos y refrigerante) y comprobar los circuitos. Hay que comprobar las correas, así como el nivel de aceite de la caja de cambios, el sistema de escape, las transmisiones y las mangueras del motor. Después de tres años o 60.000 km, deben sustituirse las bujías (para los motores de gasolina), el filtro de combustible (filtro de gasóleo para los motores diésel) y las correas. Después de cinco años, hay que cambiar los engranajes de distribución y los amortiguadores.

El estilo de conducción y el uso del vehículo son decisivos. En función de diversos criterios, no todos estos elementos se comprueban después de cada servicio. Es el cuaderno de mantenimiento que recoge todas las operaciones realizadas y las que quedan por realizar.

¿Cuáles son las ventajas de los centros de automóviles?

Su oferta comercial es sencilla: servicios sin cita previa y precios fijos, incluyendo piezas y mano de obra. Así, usted sabe de antemano lo que va a pagar y, en principio, no hay sorpresas desagradables. Los centros automovilísticos a veces diversifican sus actividades: preinspecciones técnicas gratuitas, diagnósticos de pago (iluminación, frenado, etc.) y el ajuste anticontaminación, imprescindible antes de pasar la inspección técnica.

¿Siguen siendo más baratos los centros del automóvil que los concesionarios y agentes?

Sí y no. De hecho, a pesar de sus esfuerzos, los concesionarios venden sus recambios a un precio más elevado. Además, están obligados a poder realizar todas las intervenciones en todos los modelos de sus vehículos, lo que les impone un coste en términos de equipamiento y formación del personal que los centros automovilísticos no tienen que asumir. En las redes de la mayoría de los fabricantes, es muy difícil conocer los precios de antemano. Por último, están todos los autónomos que calculan sus precios sobre la base de una tarifa horaria y una factura de piezas separada. Por lo tanto, al final, incluso para un simple cambio de aceite, puede ser difícil saber el precio antes de la intervención. Tanto más cuanto que todos los profesionales, incluidos los concesionarios, ofrecen promociones casi permanentes a los automovilistas. Una empresa rompe el precio de las pastillas de freno durante 3 semanas; otra no cobra el montaje y el equilibrado por la compra de 4 neumáticos nuevos durante 1 mes. Todavía hay que saber detectar las gangas, pero en cualquier caso, hay que relativizar la ventaja de los precios de los centros automovilísticos.

¿Qué sentido tiene ir a un concesionario?

En lo que respecta a la inspección y reparación de su coche por parte del representante original de la marca, las condiciones de la «garantía del fabricante» no son las mismas para todos los fabricantes, ni en cuanto a la duración ni a la variedad de servicios. Mientras que algunos ofrecen una reparación completa del coche, incluidos los costes de mano de obra y las piezas de recambio, con un largo período de garantía en caso de que se produzcan daños durante el período de garantía, otros limitan sus servicios ofreciendo sólo un corto período de garantía. Las ventajas de reparar un coche en un concesionario giran en torno a la calidad del servicio y la disponibilidad de piezas originales o, al menos, certificadas por el fabricante. Esta situación tranquiliza a una buena mayoría de propietarios de vehículos nuevos que prefieren, la mayoría de las veces, confiar todos los trabajos de revisión y reparación a sus fabricantes. Sin embargo, la «garantía del fabricante» no impide que los propietarios de vehículos nuevos hagan reparar y mantener sus coches en cualquier proveedor de servicios independiente, es decir, fuera del circuito de la marca. Una pregunta que hay que hacerse: ¿Están los talleres independientes realmente equipados o formados para ello? Además de esta cuestión, los automovilistas suelen preocuparse por el discurso de los fabricantes, que a veces disuaden a sus clientes de llevar a reparar su vehículo a otro lugar que no sea un taller autorizado, so pena de perder la garantía. En realidad, esta afirmación no es más que una estratagema comercial (véase más adelante).

¿Las piezas de recambio son de la misma calidad en todas partes?

Más del 80% de las piezas de un coche no las hacen los fabricantes, sino los fabricantes de equipos. Las piezas originales, vendidas únicamente por los concesionarios, son de hecho fabricadas por el proveedor según las especificaciones del fabricante y vendidas con la marca de éste. En cuanto a los centros automovilísticos, declaran que venden -a un precio inferior- piezas idénticas, ya que las compran a los mismos fabricantes de equipos que, en realidad, pueden ser diferentes. En el caso de las pastillas de freno, por ejemplo, saldrán del mismo molde que la pieza original, pero la calidad del material utilizado, del que depende su longevidad, puede variar.

 

¿Llevar el coche a un taller fuera de la red del fabricante significa perder la garantía del mismo?

Desde el 1 de octubre de 2003, una normativa europea permite a los automovilistas, aunque exista una cláusula en contra, llevar a cabo la revisión de su vehículo donde deseen, incluso durante el periodo de garantía. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado. En caso de problema, el fabricante no dudará en alegar que no se han seguido al pie de la letra sus instrucciones de mantenimiento, y el automovilista probablemente tendrá más dificultades para hacer uso de la garantía que si hubiera permanecido en la red. Después del periodo de garantía contractual, e independientemente de cuándo se haya comprado el coche, el fabricante no puede imponer nada a sus clientes. Sin embargo, si se produce una avería grave y el automovilista quiere invocar la garantía legal contra los vicios ocultos (no limitada en el tiempo), le interesa poder demostrar, con la ayuda de las facturas y/o el libro de mantenimiento, que el vehículo ha sido mantenido según las instrucciones del fabricante, ya sea dentro o fuera de su red.

Por último, ¿cuál es la mejor solución entre los centros de automóviles y los concesionarios?

Si tienes un coche reciente (menos de 4 años), y más aún si está en garantía, es preferible utilizar la red de concesionarios. Su vehículo será tratado de acuerdo con las recomendaciones del fabricante, y un concesionario podrá remediar mejor los «defectos de juventud» de su vehículo, en particular los fallos electrónicos que proliferan en los modelos más recientes. Más allá del periodo de garantía (generalmente 2 años), y siempre que cumplas con las operaciones de mantenimiento obligatorias, puedes aprovechar el concurso para las revisiones de mantenimiento, y para el cambio de neumáticos o frenos. Para otros servicios, llamados «generales», puede ser preferible volver a la red. Si tu coche tiene más de cuatro años, tienes aún más libertad para aprovecharte de la competencia, sobre todo si vives en una región en la que hay varios centros automovilísticos que luchan entre sí con operaciones de promoción. Y no te olvides de los independientes: poder confiar en un taller local no tiene precio. Sobre todo si el vehículo es muy antiguo y no funciona mucho, no dudes en rebajar la factura pidiendo piezas de la propia marca del centro automovilístico o, en su defecto, piezas de segunda categoría. Para los más concienciados, siempre puedes llevar el coche a la marca de tu coche a través de sus sucursales. Se sentirá más seguro sabiendo que las piezas instaladas en su coche serán «originales». Sin embargo, nada le impide recurrir a otros profesionales de su elección. Los talleres independientes pueden tener la capacidad de revisar su coche. Hay multitud de ofertas en el mercado. En Internet, abundan los proveedores de servicios de automóviles.

En conclusión, el que toma las decisiones eres tú, y sólo tú. Lo único que tiene que hacer es elegir entre estas diferentes propuestas en función de su presupuesto de mantenimiento.

También te puede interesar